Hombre sonriente confiado de si mismo, imagen de apertura al post Conocerse para Liderar de Rise Latam

Conocerse para Liderar

Cómo el autoconocimiento impacta los ambientes organizacionales

Hombre sonriente confiado de si mismo, imagen de apertura al post Conocerse para Liderar de Rise Latam

Un poco de autoconocimiento

Empecemos por el principio, cuando escuchamos el término podemos pensar en una definición muy simplista, como saber qué me gusta, qué no, qué metas tengo y para dónde voy. Y aunque son cosas que hacen parte, conocerse a sí mismo va mucho más allá de esto.

Por otro lado, podemos pensar que el autoconocimiento es algo muy personal que solo afecta la vida de cada individuo en su interior, pero como ya veremos, conocerse de verdad, puede tener un impacto más allá de los límites de nuestra vida.

Vamos por pasos, ¿qué es realmente conocerse a sí mismo?
En nuestra experiencia, el autoconocimiento es una decisión: la de crear una relación consciente consigo mismo.
Generalmente sabemos más de nuestra pareja, nuestros hijos, nuestros padres y hasta de nuestros amigos, ¿por qué? justamente porque hemos decidido crear una relación consciente con cada uno de ellos, porque hemos indagado y nos hemos interesado por saber más a profundidad sobre las otras personas.

Ahora, si analizamos nuestras estrategias para conocer a otros, veremos que lo hacemos a través de conversaciones, de compartir tiempo, espacio y experiencias juntos, a través de escuchar, indagar y vincularnos con la otra persona.

Pues bien, el camino del autoconocimiento tiene las mismas paradas: escucharse, tener espacios personales y dejarse invadir por la curiosidad acerca de lo que pensamos y sentimos de verdad, sobre nuestros miedos, nuestras preocupaciones, las cosas que disfrutamos y también lo que nos hace sentir amenazados, sin filtros ni juzgamientos. Con seguridad todos hemos escuchado el sofisticado término en tendencia “Self awareness” y básicamente de eso se trata, de generar una conciencia de nosotros mismos.

El camino del autoconocimiento tiene las mismas paradas: escucharse, tener espacios personales y dejarse invadir por la curiosidad.

¿Qué hacer para empezar a recorrer este camino del autoconocimiento?

Conocerse a sí mismo es un proceso que como cualquier otro requiere de trabajo y tiempo para caminar en la dirección correcta.

En Rise Latam hemos recopilado 5 pasos para aumentar las probabilidades de que este camino sea exitoso. Una guía que el personal de RRHH de cualquier compañía puede compartir con sus colaboradores:

  1. Observarse: salirse de sí mismo para ver con ojos ajenos la forma en la que actuamos.
  2. Conocerse: indagar por qué hacemos lo que hacemos, qué pensamos al respecto sobre nosotros mismos, sobre los que nos rodean y lo que vemos desde afuera.
  3. Comprenderse: No juzgar nuestros comportamientos o formas de ver el mundo.
  4. Indagar: qué nos emociona y nos alegra y qué nos causa tristeza, miedo o ira.
  5. Actuar: Empezar a ser coherente entre lo que pensamos, sentimos y hacemos.
  6. Verificar resultados: Medir las respuestas que recibimos de otros, lo que obtenemos a partir de nuestras acciones u omisiones. Revisar qué tan satisfechos nos sentimos con esos resultados y darnos la oportunidad de revisar, ajustar o replantear de acuerdo a los aprendizajes.

El autoconocimiento es un ciclo de prueba y error, de mejoramiento continuo interno y humano. Se trata de ser y estar más conscientes de lo que nos mueve en este mundo.

Hombre levantando la mano en acción de preguntar, imagen de cierre al post Conocerse para Liderar de Rise Latam

Pero ¿qué tiene que ver todo esto con la vida empresarial y la capacidad de liderar mejor?

Es una pregunta bastante común; cómo todo ese proceso de ser más conscientes de lo que somos desde lo más profundo de nuestro ser, puede impactar de alguna manera en nuestra vida laboral y en nuestra habilidad para liderar equipos.

Pues la respuesta es sencilla, aunque es más bien un interrogante:
¿Cómo podemos pretender guiar a otros si no tenemos claro lo que hay en nuestro interior, lo que nos mueve y nos motiva o lo que nos frena y amenaza?

En un ejemplo cotidiano, sería como ser el conductor de un vehículo con varios pasajeros a bordo, pero no saber dónde está el timón, cómo se acelera ni cómo ajustar los espejos. No suena muy seguro, ¿verdad?

Pues bien, liderar desde el autoconocimiento es como subirse a ese vehículo que además de que conocemos muy bien, está ajustado, calibrado y lubricado, los frenos funcionan de maravilla y sabemos cuándo activarlos, el tanque tiene suficiente combustible y sabemos muy bien cómo acelerar y cuándo hacerlo.

Seguramente un gran conductor con un gran vehículo logrará que todos se suban tranquilos a él y llegarán más tranquilos al destino soñado. Tal y como sucede con los buenos líderes en las organizaciones.

Experiencia Rise Latam

En nuestros más de 14 años, hemos puesto a prueba cómo el autoconocimiento lleva a las personas a ser más auténticas, autónomas, motivadas y coherentes y por consiguiente a desarrollar habilidades de liderazgo que muchas veces no sabían que poseían.

Esto tiene un gran impacto en la gestión de los Recursos Humanos, las relaciones de los equipos y por supuesto, en los resultados de la empresa.

En cada organización con la que hemos trabajado, hemos podido comprobar que entre mayor sea el autoconocimiento que tengan sus líderes, mayores serán las herramientas con las que cuentan para crecer y acompañar a otros a hacerlo. A mayor autoconocimiento de sus líderes, más sólidas y mejores serán las relaciones que se construyen.

Lo interesante de todo esto es que las empresas son como laboratorios donde cada día podemos experimentar las relaciones humanas, y en el que se pueden usar ciertos recursos para lograr mejores resultados. El autoconocimiento es el principio de muchos de esos resultados exitosos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll to Top